bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 34 + 6:
 
año 64 de la era ibañez

goomer: un explorador galáctico perdido en un lejano planeta


“Viajo en una sofisticada nave espacial de la más avanzada tecnología".
Goomer (El Pequeño País n.º 335 – 1 de mayo de 1988)
 

   La segunda etapa de El Pequeño País (1988) supuso la eclosión de toda una pléyade de personajes emblemáticos en el parnorama del cómic patrio. Ya hemos dedicado sendos artículos a hablar de Leo Verdura (Rafa Ramos) y de Mot (Azpiri y Nacho), que traspasaron fronteras. Y, como no hay dos sin tres, nos gustaría dedicar este artículo a hablar de Goomer, otra serie que igualmente nació en dicha etapa de El Pequeño País y que también llegó a publicarse fuera de España, en concreto en Estados Unidos.
 


Una de las tiras de prensa de Goomer publicadas en Estados Unidos

  Goomer es un tipo bajito, algo barrigón y con poco pelo. Se trata de un explorador galáctico, un buscavidas, un tanto inepto, vago y con mucha cara. En una de sus misiones, termina perdiéndose por el espacio sideral y da con sus huesos en un lejano planeta, a cientos de años luz de la Tierra, habitado por una civilización inteligente. Le acompaña en su misión un androide llamado Ruby, quien, de hecho, será quien active su deshibernación al llegar a dicho planeta. Lamentablemente la naturaleza no es justa con los justos. Goomer se deshará de Ruby en una casa de empeños en una de las primeras páginas, consiguiendo así unos pocos urglubs, la moneda local.

  La visita de Goomer crea desde un principio una gran expectación entre los extraterrestres, llegando a aparecer en la televisión local. Incluso visita al presidente del lugar, aunque este se niega a recibirle, ya que no cree en la existencia de vida fuera de su planeta. Sin embargo, toda esa curiosidad, generada tras la llegada de Goomer, se deshincha pronto como un globo pinchado. Y es que la sociedad de dicho planeta está integrada por personajes de tan diversa naturaleza, que Goomer no tarda en pasar desapercibido. En ser uno más. Uno de tantos.
 


Ruby deshiberna a Gooomer tras la llegada al planeta.
Tira hecha a posteriori para el álbum -  Goomer (Pequeño País-Altea, 1990)


Primer contacto de Goomer con el nuevo planeta -  El Pequeño País, nº 332 (10/IV/1988)


Goomer es entrevistado por la televisión local tras su llegada -  El Pequeño País, nº 335 (1/V/1988)
 

  Ayudó mucho a dicha integración social su encuentro con Op, un extraterrestre con el que hace muy buenas migas, más allá del primer susto, ya que fue uno de los primeros personajes con los que se cruzó tras su llegada. Op se convierte desde el principio en su mejor anfitrión, llevándole a visitar los mejores bares, restaurantese incluso cines de la ciudad.


Primer encuentro entre Goomer y Op
El Pequeño País, nº 334 (24/IV/1988)

  A pesar de todo, la adaptación de Goomer a su nuevo hogar no será tarea fácil. Existen demasiados contrastes entre dicho planeta y la Tierra. Las cosas no funcionan como Goomer espera, y eso le supone numerosos traumas a todos los niveles: las estaciones cambian de forma repentina (pasando del calor del verano a la nieve invernal), los despertadores, coches, televisores, ascensores y demás cacharros son a menudo criaturas en lugar de máquinas (algunos con sus propios vicios, como el tabaco o los chicles), los árbitros de baloncesto tienen forma de balón, las películas de amor le aterrorizan, y para colmo, Goomer tiene que buscar empleo en un planeta en el que sus habilidades no son precisamente las más demandadas, lo que le lleva a empezar como vendedor en unos grandes almacenes, con el que cobrará su primer salario.


Encuentro de Goomer con un ascensor orgánico -  El Pequeño País, nº 342 (19/VI/1988)

  Op tarda poco en presentar a Goomer a su amiga Elma, una extraterrestre de tres ojos, guapísima, a juicio de Op, pero a la que Goomer no encuentra demasiado atractivo. Elma, en cambio, se queda enganchada desde el principio por el terrícola.


Elma recuerda su flechazo con Goomer - Magazine de El Mundo (1990)

  Goomer, sin embargo, suspira como un adolescente por la belleza de su hermana Neila, más joven (y más agraciada). En ese sentido, podemos afirmar que Goomer saca de dentro un carácter bastante machista con Elma, a quien muchas veces deja planchada con sus comentarios. Sea como fuere, podemos considerar a Goomer y Elma como una pareja estable (aunque la opinión de estos no coincida exactamente en este respecto).


Elma presenta a Goomer a su hermana Neila
El Pequeño País, nº 368 (18/XII/1988)

  En las historietas aparecen cantidad de personajes secundarios, como los padres de Elma (Plotimio Ipta y Blotuna de Goez y Goez), la mascota de esta (Viscús), el ascensor viviente con el que a menudo se cruza Goomer, la cucaracha galáctica, el supositorio... Y aparecerán muchos más con el tiempo, a lo largo de las múltiples etapas que atravesará la serie en sus distintas publicaciones.


Goomer intenta aplastar a Viscús, mascota de Elma -  El Pequeño País, nº 407 (17/IX/1989)

  La serie, de hecho, termina abruptamente en el número 443 de El Pequeño País (26/V/1990), tras dos años de andadura, con una emotiva viñeta en la que Goomer se despide de Elma y de Op antes de subirse de nuevo a su nave para partir, imaginamos, hacia la Tierra. Fue la forma más elegante que tuvieron los autores de despedirse del suplemento infantil, llevándose consigo la serie al suplemento dominical del diario El Mundo: el magazine. Ricardo había sido contactado por Carmelo Caderot y Pedro J. Ramírez a mediados de 1989 para ser parte del equipo fundacional del diario El Mundo, y pasó a ocupar el cargo de subdirector de ilustración del diario, contando con su compañero Nacho, con el que iniciaría esa nueva andadura. El protagonista se volverá algo más ruin, machista y egocéntrico en esta nueva etapa en el diario El Mundo (también en la etapa de El Jueves, en 1992).


Goomer se despide emotivamente de Op  y de Elma
El Pequeño País, nº 443 (26/V/1990)


Actitudes machistas de Goomer con Elma - Etapa posterior a El Pequeño País
El Jueves, nº 791 (22/VII/1992)

  En 1991, un sindicato estadounidense, Creators, se interesó por la serie. Era el sueño de toda una vida, y los autores deciden aparcar su colaboración con el Magazine de El Mundo y comienzan a realizar seis tiras semanales, además de la página a color dominical, para el sindicato. A todo ese material había que sumar la tira de humor político que los autores venían realizando diariamente para El Mundo. En aquellos meses, ya en 1992, la serie también se publica de forma paralela en la revista satírica El Jueves, a partir de su número 780 (6/V/1992). Durante unos treinta números, la revista El Jueves recicló chistes de las páginas de El Pequeño País, aunque concentrados en solo tres viñetas, que se publicaron habitualmente a razón de cuatro tiras independientes por página. No todos los chistes fueron repetidos. Muchos fueron completamente nuevos y nos aportan mucha información sobre las cosas que le pasan a Goomer tras su llegada al planeta. Situaciones que no vimos en la etapa de El Pequeño País, como la destrucción del planeta Tierra o la forma en cómo transcurre el tiempo en el planeta de Goomer con respecto al nuestro. Los autores se recrean especialmente con la cucaracha de su hotel, con la que desarrollan muchos gags, así como con la nave de Goomer y su ordenador de a bordo, un personaje nuevo, que no ha de confundirse con el mencionado Ruby, y que no soporta a Elma, a la que llega a odiar desesperadamente.


Ricardo y Nacho explotan el humor con la mala relación entre Elma y el ordenador de
a bordo de la nave de Goomer - El Jueves nº 793 (5/VIII/1992)


Ricardo y Nacho explotan el humor con la mala relación entre Elma y el ordenador de
a bordo de la nave de Goomer - El Jueves nº 808 (18/XI/1992)

  A partir del número 873 (16/II/1994), y durante casi 700 números, se reeditaron páginas completas de Goomer publicadas previamente en El Pequeño País y en el magazine de El Mundo. Ricardo y Nacho, por su parte, abandonaron la sindicación americana el 18 de abril de 1993. La cosa no había funcionado como esperaban. No daba suficiente rentabilidad para el esfuerzo invertido, así que abandonaron el proyecto y regresan al Magazine, retomando la serie a partir de la tira número 174. Desde entonces aparece una nueva página de Goomer cada semana, hasta el 29 de diciembre del 2013, momento en el que se publica la última página de Goomer.


Primera tira de Goomer en El Jueves, nº 780  (6/V/1992)

 Volviendo a los orígenes de la serie, es menester recordar que Ricardo explicó en una entrevista en El Mundo que el protagonista de la serie nació en realidad en la década anterior, a finales de los años setenta, durante la fiebre por la ciencia ficción tras el estreno de La guerra de las galaxias. Ricardo había venido de Chile, con trece años, y se había hecho amigo de Nacho, que a su vez acababa de mudarse desde Vitoria a Madrid. Ambos vivían en el mismo barrio y jugaban en la calle o quedaban para jugar a juegos de mesa. En aquel tiempo Ricardo conoce a Francisco Albert en una academia para estudiantes con dificultades. Un genio de la historieta, quien le propuso a Ricardo la idea de dedicarse a dibujar historietas. Juntos terminarían colaborando con sus ilustraciones la revista infantil El acordeón, y en otras dos de carácter más adulto: El loro verde y Muerde. Cuando tenían que dibujar mujeres, dejaban espacios en blanco para que Joan Nebot los rellenase con sus espectaculares dibujos de féminas, ya que el dibujante catalán era experto en cómics eróticos.

  Ricardo también compartía con Nacho la pasión por los cómics, por lo que decidieron juntarse para crear historietas. La cosa empezó tras la publicación en los setenta de unos libros norteamericanos diferentes a lo que habían leído hasta entonces: El mago de Id, de Brant Parker, y B.C., Johny Hart y del mismo Brant Parker. Ricardo y Nacho deciden entonces para dibujar historietas. Se juntaban en la cafetería madrileña Kasset cuando terminaba las series de entonces (Dallas, Raíces, Yo, Claudio...) de las que Nacho era fan incondicional. La primera historieta fue para la revista Piñón. Se trataba de una aventura de cinco o seis páginas protagonizada por un inventor loco, El tío Óscar. En dicha ocasión la historieta fue totalmente realizada por Ricardo, pero después Nacho comenzó a ayudarle con los guiones en las siguientes historietas de dicha serie. Poco después, dada su pasión por la ciencia ficción, decidieron crear una tira ambientada con esa temática. Surge así El ombloginauta, que finalmente rebautizaron como Goomer. Un amigo de Ricardo, Antonio González de Santiago, le sugirió que la llevasen a Mundo Obrero, el diario del Partido Comunista de España, en la que él publicaba las tiras diarias de El Fuego Sagrado, con guiones de Jose Antonio Diez. Allí es donde debutó Goomer, aunque solo lo hizo durante tres o cuatro días, ya que el anciano director del periódico buscaba algo que reflejase los problemas de la calle.   


Portada del diario Mundo Obrero  (10/IV/1977)


Una de las primeras tiras de Goomer ("Lo mejor de Ricardo y Nacho", IV/1992)


  Entonces los autores comienzan a interesarse por el mercado norteamericano, que distribuía las tiras de prensa a través de una agencia, siendo King Features la más popular (detrás de series como Popeye, Príncipe Valiente o Flash Gordon). Pare dicho mercado crean un par de tiras en formato alargado, propio de la prensa norteamericana. Ricardo había conocido a la que sería su futura esposa, Hazel, que venía de Miami a ver a su abuela de Madrid. La primera fue una tira de ambiente carcelario que se desarrollaba en las Guayanas, y la segunda fue Goomer, adaptada a partir de las páginas realizadas previamente. Para esta serie buscaban una ambientación en un mundo donde todo estaba vivo: los ascensores, las lámparas, los electrodomésticos... y el planeta al que llega Goomer daba pie a toda esta fantasía imaginada por ellos. Así surgieron las primeras quince tiras, además de un catálogo de presentación con el concepto de la serie y la presentación de los personajes. Entonces Ricardo se marcha a vivir a Estados Unidos para estar junto a Hazel. Estamos en 1981, y empieza a trabajar como ilustrador en el Miami Herald. En esta nueva etapa conoce a Don Wright, un grandísimo humorista gráfico de prensa. Fue él quien envió las tiras y el catálogo a Tribute Media Services, el sindicato que distribuía sus viñetas editoriales. Lamentablemente, el sindicato rechazó la serie porque era poco comercial. Mismo resultado cuando lo intentaron con el King Features. Don Wright propone a Ricardo que, junto a Nacho, preparen una nueva tira, pero más al estilo de la serie B.C. o Peanuts. Así surgió una serie en la que un ratón hacía un túnel desde Madrid hasta la sabana africana, y se hacía amigo de un elefante que estaba enamorado de una gallina.  Pero los autores volvieron a pinchar en hueso, tras el rechazo de la nueva serie, y volvieron a sus rutinas. Ricardo trabajó en una agencia de publicidad, The Miami News, y Nacho escribió una novela negra que fue premiada (Tú eres el más grande), además de colaborar en varias revistas y radios de Madrid. El esfuerzo invertido en la quimera norteamericana no fue tiempo perdido, ya que Ricardo aprendió muchas técnicas de Wright durante esos meses, especialmente a eliminar los fondos innecesarios en las tiras. Además, los autores se fueron breando y asimilando un fracaso a partir del cual se fraguaría su éxito, como veremos.

  Hacia 1987, Nacho contactó con Ricardo y le comentó que el diario El País quería renovar el suplemento infantil (El Pequeño País) y querían nuevos personajes. Él y Azpiri ya habían creado a Mot, el mostruo del armario del que ya hablamos, pero querían ideas nuevas, así que Ricardo preparó una página de Goomer y otra del elefante de la savana. La serie elegida fue la de Goomer, que resucitaba así de sus cenizas. El 10 de abril de 1988 empezaba su nueva andadura. Ricardo enviaba por correo, con cierta antelación, las páginas que se publicarían a lo largo de las siguientes semanas, pero al final termina mudándose a Madrid a finales de ese mismo año, decisión que vino motivada tras el cierre del The Miami News. El resto es historia conocida: la serie continúa su andadadura en el suplemento infantil, inicialmente con gags aislados, desarrollados a lo largo de las viñetas de una única página, y poco a poco irá cogiendo personalidad (como pasa con muchas otras series), enriqueciéndose con todo un universo de personajes y una trama cada vez más madura que permitirá al lector ir conociendo  y descubriendo las costumbres del planeta extraterrestre y las relaciones de Goomer con sus habitantes. Es normal, pues, encontrarse con ciertas incoherencias de guion cuando uno lee las primeras historietas seguidas. Así, el aspecto de la madre de Elma en su primera aparición, es muy parecido al de un batracio (para justificar el gag de Nacho). Posteriormente su apariencia guarda más semajanza con la de su hija. Este detalle será subsanado posteriormente en una de las tiras publicadas en la etapa de la revista El Jueves (nº 787, 24/VI/1992).


La madre de Elma presenta un aspecto diferente al que descubriremos después
El Pequeño País, nº 345 (10/VII/1988)


La madre de Elma pasa a ser la madre de Op, subsanando la incoherencia del aspecto de la primera.
El Jueves nº 787 (24/VI/1992)

  La serie gozó de una adaptación al cine de animación con una película (Goomer) que se estrenó en 1999 y que logró hacerse con un premio Goya a la Mejor Película de Animación. Contó con la dirección de Luis Feito y Carlos Varela, banda sonora de Blue 4U, y las voces de Jordi Estadella y del dúo humorístico Cruz y Raya. La película contiene muchos de los gags que Nacho había pensado para la serie, dibujados por Ricardo en muchas páginas, además de otros nuevos, aunque en la película no funcionaron igual de bien. De hecho, el filme tampoco tuvo mucho éxito en taquilla. A diferencia del cómic, la película comienza su historia en la Tierra, explicando los últimos momentos de Goomer en nuestro planeta, mientras que el cómic comenzaba directamente en el planeta lejano.


Portada de la película Goomer (1999)


Un par de fotogramas de la película -  Goomer (1999)

  Goomer también contó con una serie de televisión de 26 capítulos (1992), emitida por Canal 33, y contó igualmente con una serie de animación en formato web de trece mini-episodios: "Goomer - El gorrón de las galaxias"). La serie permitía al espectador interactuar eligiendo, a través del ratón, algunas de las opciones durante el visionado de cada capítulo.
 


Fotogramas de la mini-serie web

  Terminamos el artículo hablando sobre las diversas publicaciones de Goomer en formato álbum: en primer lugar aparecieron dos álbumes en tapa dura, publicados por El País / Altea en 1990. Dichos álbumes recopilaban muchas de las tiras, no todas, publicadas previamente en El Pequeño País. Se titularon Goomer y El planeta de mi Elma. En 1996 Ediciones El Jueves publica, en el nº 10 de su colección Titanic, el álbum Goomer en salsa verde, que no solo recoge algunas de las páginas de El Pequeño País inéditas en tapa dura, sino otras tantas páginas de la etapa de Goomer en El Mundo.  Posteriormente, entre 1999 y 2001, Ediciones B publica cuatro álbumes más: El gordo mutante del espacio exterior, El gorrón de las galaxias, Desayuno con amebas y Romances galácticos, todos ellos compuestos con historietas publicadas en el suplemento del diario El Mundo. Por último, en 2004, editorial Astiberri publica el libro Goomer. Verde y radiante va la novia. Desde entonces no ha vuelto a publicarse ningún nuevo álbum de la serie.


Primeros dos álbumes de la serie (Pequeño País/Altea, 1990)

  En mayo de 2022, Norma editorial publicó, por fin, una edición integral de la serie en dos lujosos volúmenes que recogieron, en 1200 páginas, toda la obra del personaje. Nuestro protagonista, otro icono del cómic nacional, contaba por fin con su deseado integral. Nos complace saber que todo empezó en 2021, con un correo a Ricardo en el que le enviamos todo el material de la serie que habíamos indexado, recopilado y ordenado entre varios miembros de El foro de la T.I.A. , maquetando todas y cada una de esas historietas en formato digital para disfrute personal. La iniciativa espoleó a Ricardo a escanear todos sus originales y buscar a una editorial que finalmente se animase a publicar todo ese material Desgraciadamente, Nacho falleció el 16 de agosto de 2021 y se quedó a las puertas de saborear dicha edición de lujo, pero apostamos a que lo hará desde algún lugar de una u otra forma. Su obra permanecerá para siempre en el corazón de miles de aficionados que disfrutamos desde niños con las particulares andanzas de Goomer lejos de la Tierra.


Primera versión del cofre con dos tomos de la edición integral
(presentada en el Expocómic de Madrid, en diciembre de 2021)

  En julio de 2022 se celebró en la ciudad de Cádiz la 37º edición de la Feria del Libro, en el Baluarte de la Candelaria, junto a la costa gaditana. Al evento estuvieron invitados Ricardo y Paloma (la viuda de Nacho), además de Hazel, la mujer de Ricardo.


Cartel promocional de la 37ª Feria del Libro de Cádiz

  Aquella charla-presentación-homenaje abrió con el recuerdo a Nacho, y dejó paso a una charla muy interesante en la que se revelaron algunos secretos de la serie, como el color de la camiseta de Goomer (verde), en honor a la película Alien, de Ridley Scott, o que ese nombre leído al revés no es otro que el de la cuñada de Goomer, la influencia de Goomer en la serie Futurama (Ricardo explicó que el creador de la serie le confesó que uno de los capítulos de la serie, de hecho, incluía un homenaje a Elma, la esposa de Goomer, algo que ellos no habían podido comprobar). Durante la charla se comentaron muchos más elementos relevantes sobre la serie: Paloma confesaba que Nacho se despertaba a media noche pidiendo un bolígrafo para anotar alguna idea que luego sería relevante para algún nuevo gag de Goomer. También le pedía memorizar alguna frase que le venía a la cabeza si alguna vez iba conduciendo. Sea como fuere, la esposa del guonista reivindicó parte del éxito de la serie para las respectivas esposas de los autores. De hecho, Hazel, esposa de Ricardo, también coloreó algunas tiras de la edición dominical de las tiras publicadas en EEUU, y Paloma diseñó la estatuilla del premio Quevedo que también ganó la serie. Nacho habría lamentado, confesaba su esposa, el no haber podido vivir para ver e integral en vida, pero a la vez se reía sabiendo que ello podría dalre cierto "morbo" a la venta de los álbumes (siempre tan positivo). Ricardo aún guarda todo ese material publicado en los USA, por lo que cabría la posibilidad de publicarlo en un volumen extra si alguna editorial se animase a hacerlo, teniendo en cuenta que un porcentaje de las tiras tuvo gags originales (no todo fueron reproducciones del material publicado en España).


Ricardo y Paloma, junto al entrevistador, en un momento de la charla

   Ricardo también recordó los comienzos de la serie en Mundo Obrero, y el momento en el que Nacho le llamó a EEUU (cuando las llamadas eran muy caras) para comentarle la posibilidad de trabajar para El País en la nueva etapa de su suplemento infantil, ya mencionada. Goomer habría sido una obra colectiva, de mucha gente. Incluso la hermana de Ricardo compartía cuenta bancaria para poder ayudar a formalizar los pagos cuando este aún estaba en EEUU, y muchos amigos ayudaron con ciertos problemas burocráticos que surgían por el camino. El dibujante también reseñó el parecido del personaje con Alfredo Landa, actor que en el film Vente a Alemania, Pepe, también sería un prototipo de emigrante español típico. Ricardo reconoció también haber incluido una caricatura de él mismo y de Nahco en la portada del integral, a modo de alienígenas. Se habló también de la película y del poco margen de colaboración que se les permitió hacer, manteniéndose al margen. Ricardo explicó que se llevó el premio Goya a la mejor película de animación, y que fue el dibujante y humorista Forges el encargado de abrir el sobre con el premio. El dibujante, sabedor de que Goomer era "hijo" de ellos, anunció el premio como "Goomer, de Ricardo y Nacho", algo que hizo que los teléfonos de ambos autores echasen humo en aquellos momentos. Ricardo, sin embargo, no encajó bien las licencias que se tomaron en los capítulos interactivos de la serie animada, en uno de los cuales Elma perdía su escote, algo que se alejaba de la filosofía que ellos seguían habitualmente. Finalmente, Paloma destacó que Goomer tenía buena parte de Cádiz: las playas, por ejemplo, en las que se bañaba Goomer, se inspiraban en las mismas que el guionista y ella visitaban, como muchos otros rincones, ya que ambos habían abandonado Madrid buscando una vida más tranquila, y Cádiz fue finalmente la ciudad elegida, algo que afloraría en los guiones de la serie. Todos ellos nos agradecieron encarecidamente el haber tenido esta iniciativa de intentar recopilar todo el material de Goomer, ya que el contacto con Ricardo le animó a escanear esos más de 1000 originales que guardaba de manera muy ordenada en casa. El círculo se cerraba con un pequeño dibujo de Goomer y Elma en la que Ricardo nos agradecía haber sido su fuente de inspiración en el proyecto recopilatorio de Goomer.


Dibujo de Ricardo para los colaboradores del foro de la TIA en
la tarea de indexación de las historietas de Goomer



Autor:

- Alfredo Sánchez Esteban

Agradecimientos:

- Jose Luís Contreras - Por su imprescindible hoja excel sobre la serie que ha servido para realizar el primer integral de Goomer sobre su etapa en El Pequeño País y este primer borrador del prólogo.
- Janiji - Por sus escaneos de la serie sacados del Magazine de El Mundo.
- A los miembros del CRG que han colaborado escaneando todos los álbumes de la serie publicados y que han permitido indexar correctamente todas las historietas de la serie (hasta la fecha, todas las publicadas en El Pequeño País).
- Al foro de la T.I.A., que ha servido como catalizador para aunar esfuerzos entre unos y otros intentando recopilar todas las tiras de la serie. Especialmente a los implicados (jlcb78, Señor Ogro, Janiji, Wayne Campbell y blindrulo).

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Goomer
http://humoristan.org/es/series/goomer/
https://www.elmundo.es/larevista/num194/textos/gentes1.html
https://blizzarradas.blogspot.com/2012/07/goomer-1999.html
https://www.tebeosfera.com/sagas/goomer_1988_nacho_ricardo.html
http://mayores.aytosalamanca.es/es/docs/CUAD_EXPERIENCIA_7.pdf

https://valenciaplaza.com/goomer-cuando-ricardo-y-nacho-fantasearon-con-un-espanol-cualquiera-perdido-en-el-espacio

Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 / v.1.6
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar